Este es el primero de una serie de posts donde os voy a contar mi experiencia a la hora de publicar en Amazon, y donde os daré detalles y consejos a la hora de lanzarte a probar esta vía de auto-edición. Supongo que cada situación es diferente, pero en mi caso ha resultado ser bastante satisfactoria. Pero antes de nada, debo hablaros de por qué he llegado a publicar a través de esta plataforma digital.

Como todo el mundo que sueña con publicar, escribí un libro (que no es el que he publicado en Amazon), lo revisé hasta la saciedad, y cuando estuve seguro de que quería mostrarlo al mundo comencé a moverlo. Era consciente de que sería una tarea difícil, así que me armé de valor y paciencia. Rebusqué en todo tipo de foros y webs direcciones de editoriales y me informé sobre lo que pedían. Envié solicitudes preguntando si aceptaban manuscritos e incluso conseguí algún contacto bastante decente. En general todo el mundo fue amable, y siempre me encontraba con dos respuestas: una, en la que me pedían que enviase todo o parte del manuscrito, y otra en la que me informaban que debido al gran número de manuscritos, habían cerrado la convocatoria durante un par de años. Y aquí está el problema: la saturación de manuscritos por parte de las editoriales es tal que publicar con ellas sin tener un mínimo de referencias o cierto nombre es prácticamente imposible. Incluso consiguiendo contactos. Supongo que también habrá géneros en los que es más fácil meter la patita, como por ejemplo el romántico, pero si  no tienes la suerte de escribir ese género es bastante difícil que te hagan caso. Así que tras esperar y esperar, e incluso enviar mi manuscrito al premio Minotauro (sí, lo sé, pero no perdía nada), acabé planteándome la opción de publicar en Amazon. Y a la hora de hacerlo, debes tener en cuenta un factor muy importante:

Tú, y solo tú, vas a ser  el encargado de dar a conocer tu libro.

Y a no ser que tengas una familia muy grande, muy maja y muy dispuesta a leer, este es el mayor escollo a la hora de publicar online. Porque seamos sinceros… ¿Cuánta gente llega a saber de la existencia de tu libro? Y de toda esa gente… ¿cuánta está dispuesta a pagar por él, aunque sean 0,99 céntimos?

Si estás dispuesto a asumir esto que te acabo de explicar, creo que estás preparado para publicar con Amazon.

El siguiente paso es decidir cómo quieres publicar tu libro: formato digital, formato físico o ambos. Amazon te lo pone muy fácil en este aspecto, gracias por un lado a su herramienta Kindle publish para el libro digital y por otro lado a Createspace para el libro físico.

¿Por qué es fácil?

  • Te ayudan a maquetar online el interior del libro, mostrándote un preview online del resultado. Un resultado que, por cierto, podrás modificar siempre que quieras, y que será validado  tras una espera de entre 12 y 48 horas.
  • Lo mismo sucede con la portada. Te ofrecen una potente herramienta muy fácil de seguir paso a paso, que te permite usar sus plantillas (son bastante variadas para ajustarse al género de tu libro) en las que puedes incluir imágenes, biografía y hasta una foto del autor.
  • Una vez tienes maquetado tu libro online, te ofrecen la oportunidad de exportar tanto el interior como la portada a Createspace para generar el libro físico.
  • Una vez en Createspace, deberás seguir el mismo proceso que aplicaste para el libro digital. Y en este caso, también podrás modificar el resultado siempre que quieras, teniendo en cuenta que deberás esperar entre 12 y 48 horas para que sea validado.
  • Pasado un tiempo, el libro digital y el físico se vincularán y aparecerán en la misma página de Amazon.
  • En ambos casos, eliges el precio que quieres poner a tu libro para cada país, decides la sinopsis que quieres incluir o si pertenece a una serie o saga… (en un futuro post os hablaré de los truquis para supuestamente atraer más público).
  • En todo este proceso también decides si quieres suscribir tu libro a Kindle select, un programa mediante el cual ofertas gratuitamente tu libro durante 5 días que elijas en un periodo de 90 días. También te da la oportunidad de suscribirte a Kindle Unlimited, por el cual los socios de Amazon con tarifa plana pueden leer tu libro sin pagar un duro, mientras que a ti se te abonará un tanto por ciento por página leída.

Sé que puede sonar un poco complicado, pero créeme que no lo es. Una vez entras en el proceso, todo está muy bien dirigido para que no te pierdas. Y no tengas miedo de trastear, ya que siempre estás trabajando con un preview, y en caso de cagarla y darle a enviar, podrás realizar de nuevo el mismo proceso, con su consiguiente periodo de revisión.

Si decides publicar en formato físico, deberás tener en cuenta que Amazon vinculará tu libro de por vida a su plataforma (aunque ya sabemos que nada es para siempre y si una editorial se interesa no habrá problemas para desvincularlo).

En tu mano está decidir qué hacer.

En mi caso, tengo un libro que está circulando por editoriales, y al que he decidido darle la oportunidad de caer en buenas manos. Pero siempre había tenido la curiosidad por comprobar qué tal resultaba este método de edición. Los tiempos cambian, y queramos o no eso de exponer en una librería va a desaparecer. Amazon es el futuro, y todos queremos un pedacito de futuro. Y he decidido probar suerte con mi novela de fantasía Los Durmientes. Como os he comentado al principio, mi conclusión es satisfactoria, y bastante cercana a lo que esperaba que sucediese.

¿Y qué esperaba que sucediese?

  • Esperaba vender en mi entorno cercano
  • Esperaba tener que dedicarme a publicitar el libro para darlo a conocer
  • Esperaba poder ver mi trabajo en formato físico, poder tocarlo y olerlo.

¿Qué no esperaba que sucediese?

  • Que fuese un proceso tan fácil y entretenido
  • Que de repente alguien en Estados Unidos decidiese leerse mi libro de un tirón a través de la opción Kindle Unlimited
  • Que de una tajada llegase al top 20  de los más vendidos de fantasía juvenil
  • Que me esté planteando qué ventajas tiene publicar a través de una editorial
  • Que sienta que tengo el control de mi libro y de su proceso de distribución (más adelante os hablaré de cómo aprovechar facebook y twitter gracias a su gestor de anuncios).

En definitiva, se han cumplido las expectativas realistas que me planteé e incluso me he llevado alguna grata sorpresa. Me ha ayudado a tomar conciencia de lo que supone publicar un libro y a aprender a gestionar los recursos de los que dispongo para darlo a conocer.

 

 

 

 

 

 

Anuncios