Hoy os voy a dar un consejo que a mi me ha resultado muy efectivo, y que tal vez os parezca en un principio descabellado:

Si quieres aprender a escribir, hazlo de los peores, nunca de los mejores. 

En la vida aprendemos de nuestros errores, y en el mundo del audivisual aprendemos de nuestras equivocaciones, pero aún más de la de los otros.

Cuando vemos una película maravillosa, en la que el engranaje interno funciona, es difícil averiguar qué la hace funcionar. Porque es más fácil ver el problema de un mecanismo cuando éste falla.

¿Cuántas veces has visto una película que no funcionaba, y has detectado con claridad el problema que la hacía fallar?

Sin embargo, ¿Cuántas veces has visto una buena película y te ha costado horrores averiguar por qué funcionaba tan bien?

Un ejercicio muy práctico a la hora de aprender estructura de guión es escoger una película que sabemos que no funciona, y analizar por qué falla. Por ejemplo, podemos estar viendo una película con la que tenemos la sensación de que la historia no acaba de arrancar, pese a que suceden muchas cosas. Y al analizarla, descubrimos que sufre el mal del PRIMER ACTO ETERNO.

Básicamente, se trata de películas donde tres cuartas partes son presentaciones encubiertas de personajes. Puede parecer que suceden muchas cosas, pero en realidad simplemente estamos viendo el mundo de esos personajes antes de que algo les llame a la aventura. Normalmente son películas cuyo primer acto dura entre 45 y 50 minutos, y que provoca en el espectador una sensación de tedio, como si todo el rato esperásemos a que comenzase lo realmente importante.

Una película reciente que adolece de este mal es SUICIDE SQUAD, pero no voy a entrar a hacer spoilers al respecto.

Si te da por analizar películas americanas que han triunfado, o incluso aquellas que te gustan y no sabes por qué, te darás cuenta de que todas ellas tienen primeros actos que rondan los 25 o 30 minutos como máximo. Llegados a ese punto del metraje, el protagonista ya ha recibido la llamada a la aventura y es cuando toma la decisión de seguirla. Además tienen muchos otros aciertos de guión, pero todos ellos son difíciles de descubrir.

¿Por qué?

Porque cuando algo funciona, cuando algo fluye, todo parece lógico y natural, como debería ser.

Pero como os comentaba al principio, en este post no vamos a hablar de lo que funciona, sino de lo que no funciona. Y lo vamos a hacer de una manera muy divertida, gracias a LOS TRAILERS HONESTOS.

¿Qué son los trailers honestos?

Básicamente, son falsos trailers de películas hiper conocidas en los que una voz en off nos narra una venta del film, siguiendo los recursos clásicos del mundillo de los trailers, pero haciendo hincapié en todo aquello que no funciona y metiendo el dedo en la llaga en todos sus errores. Son un gran ejemplo que nos demuestra que es más fácil aprender de los errores que de los aciertos.

A continuación os dejo algunos ejemplos para vuestro disfrute. Y recuerda:

Si quieres aprender a escribir, hazlo de los peores, nunca de los mejores. 

 

 

 

SI QUIERES MÁS CONSEJOS Y POSTS CURIOSOS, PINCHA AQUÍ O AQUÍ

 

Anuncios