Seguro que más de una vez la historia que escribes o los personajes que la protagonizan te han llevado irremediablemente a un callejón sin salida. Eso te ha provocado una profunda angustia vital y una frustración que también te ha llevado a enfadarte con los que te rodean e incluso a plantearte dejar la historia.

Por suerte, cuanto más escribes más poder tienes sobre las riendas d tu historia y eres tú quien la lleva y no al revés. Aun así, por muchos años que escribas, siempre seguirás enfrentándote a nuevos retos que te llevarán a esos temidos callejones sin salida.

En el post “el primer acto, la huerta del guionista“, hablé sobre cómo usar el primer acto para escapar de esas vías muertas en las que queda atrapado tu personaje. Sin embargo, hay muchas veces en los que esos caminos sin escapatoria a los que llega la historia no te interesan; te has desviado sin querer hacia un lugar que no querías explorar en tu guión o libro, y sientes que si sigues por ahí acabarás en un punto muerto o alejado de lo que quieres contar. Es aquí cuando todo escritor debe usar su herramienta más poderosa:

la máquina del tiempo.

Resultado de imagen de the time machine gif
Biopic de H.G Wells en el que le vemos reescribiendo su novela

Pero, como toda arma poderosa, conlleva un terrible poder. Porque al usarla estarás borrando de la existencia esos personajes y lugares que habías encontrado en esa otra línea temporal olvidada.

Y no será fácil.

Supone un terrible dolor y una enorme decisión borrar de la existencia a tu propia creación, ese universo que tanto te ha costado construir. Como dije, la máquina del tiempo es un arma poderosa, y podrías acabar enloqueciendo si la usas.

Cual viajero del tiempo, te asaltarán dudas de todo tipo: ¿merecía con mi acción que ese personaje no naciese jamás? ¿Merecía la pena que estos otros dos jamás se conozcan? ¿Qué podría haber sucedido si no me hubiese entrometido? Así que piénsalo bien antes de usarla, ya que una vez lo hagas no habrá vuelta atrás.

O tal vez sí.

Resultado de imagen de máquina del tiempo gif
¡Marty, si vuelves al pasado y reescribes la historia, tu personaje nunca nacerá!

Porque, con el tiempo, llegarás a dominar una herramienta igual de poderosa: el agujero de gusano entre realidades alternativas.

Gracias a él, podrás rescatar a personajes de esa línea temporal que dejaste atrás y traerlos a esta nueva, atravesando el mismo tejido del espacio-tiempo del que están hechas las páginas e insertándolos en tu nueva historia.

Porque al viajar al pasado de tu relato y reescribir ese punto no estás eliminando ese futuro de tu historia, sino bifurcándolo. Simplemente ha quedado perdido en esa nueva línea temporal en la que ya no vives.

Pero si escribes suficiente, serás capaz de saltar entre ellas a tu antojo y recuperar lo que te apetezca.

Si eres suficientemente bueno, te convertirás en lo que yo llamo “un escritor del multiverso“.

Anuncios