Muchas veces, en el mundo del audiovisual, se suele tender a alabar y vociferar que determinado programa no tiene guión, como si este hecho fuese algo digno de mencionar en lugar de algo vergonzoso. Eso es debido a que se suele asociar el hecho de que no exista guión con una cierta “verdad”, con un sentimiento de frescura.

Nada más alejado de la realidad.

El guión es el motor que hace avanzar las historias, que marca un rumbo y, lo más importante, acerca a sus personajes al conflicto.

¿Y qué hay más real que eso? En la vida diaria nos enfrentamos cada día a cientos de conflictos, pequeños y grandes. Nuestra vida es puro conflicto, y gracias a ellos evolucionamos y avanzamos. 

En los videojuegos también encontramos guiones que guían a sus personajes y los adentran en conflictos, aunque durante muchos años se ha escondido este hecho, como si el jugador fuese a sentirse molesto al pensar que alguien había decidido encauzar esa historia que está jugando.

Pero ahora imaginémonos que un videojuego no tuviese un guión. ¿Qué sucedería? Seguramente nos aburriríamos como ostras, o estaríamos ante algo contemplativo. En última instancia, deberíamos convertirnos en los guionistas de ese juego, generando nosotros mismos los objetivos.

Porque si no existe guión, no existe algo aún más importante: CONFLICTO

Esto ha sucedido con No man’s sky, la gran apuesta y hype durante años, que ha decepcionado profundamente a sus jugadores.

Y no ha sido por sus gráficos, ni por su control. Lo ha hecho por su aburrimiento.

En un intento por aproximar a los jugadores a la sensación del vacío del espacio, se han olvidado de algo fundamental: crear un guión que sustente la experiencia.

De repente, millones de jugadores ilusionados han descubierto que en ese vasto mundo no pueden hacer nada más que pasear y recolectar, ya que no hay una historia que seguir, ni un conflicto que vivir.

Aquí tienes algunos comentarios al respecto:

Algunos justifican este vacío argumentando que se trata de un juego de mundo abierto. Pero yo me pregunto… ¿Qué hay más abierto que nuestro mundo real? Y sin embargo hay conflictos en cualquier esquina.

Esto nos lleva a pensar en esos grandes juegos, de cualquier tipo de género, que nos han encandilado. Y la mayoría de ellos lo han hecho por sus historias, es decir, por sus guiones.

La experiencia de escribir un guión de videojuego dista de la de escribir uno para cine o televisión. Se trata de un guión que debe tener en cuenta componentes extras como la dificultad, la jugabilidad, las áreas donde se desarrolla.

Sin embargo, sigue conteniendo los elementos básicos a la hora de escribir: conflicto, giros dramáticos y tres actos. 

Y ahora, yo te pregunto…

¿Qué grandes videojuegos recuerdas por su historia?

Deja aquí tu respuesta o en los comentarios del post.

 

Anuncios