Personajes con tumores cerebrales

Personajes con tumores cerebrales

O tienen un tumor cerebral, o no me explico el comportamiento de algunos personajes de series y películas. Pongamos como ejemplo una sitcom mítica como Parks and Recreation, de la que hablaré en otro post. La serie es fantástica, y sus personajes son entrañables y divertidos. Todos menos uno de ellos: el bueno de Andy Dwyer, interpretado por el starlord Chris Pratt, un personaje que roza la minusvalía mental. Un personaje que tiene la misma noción del mundo que un niño de cinco años, y que se equivoca o se sorprende con cosas que cualquier adulto conocería perfectamente.

Resultado de imagen de andy gif
¡¡¿Que los niños no vienen de Paris?!!

No hay nada de malo en crear un personaje algo limitado, pero si pasamos esa fina línea que lo separa de un niño, lo convertimos en un ser irreal. Andy es un personaje que no conoce las nociones básicas del mundo que le rodea, y eso nos saca de la historia y de sus tramas. Cada vez que una de sus historias coge peso, es como si recibiese un puñetazo que me lanza fuera de la serie. Esto se debe a que el tono de comedia es complicado, pero aún más el tono de un subgénero de la comedia: la sátira.

Ojo, no hay que confundir la sátira con la parodia. La parodia engloba películas como Scary Movie, donde los personajes son un chiste, y donde se ridiculiza otros argumentos o idearios de la vida real o del cine y la televisión. Sin embargo, la sátira es más compleja: busca ridiculizar ese referente como hace la parodia, creando personajes grotescos y situaciones bizarras, pero sin embargo lo hace con el objetivo de dar una lección o moraleja. Ahí reside su diferencia, lo que la “adultiza” respecto a la parodia. En la sátira, los personajes son reales, aunque exagerados. En la parodia, los personajes han dejado atrás cualquier atisbo de humanidad, cualquier vínculo con el que podamos empatizar. Es por ello que Andy encaja más en el grupo de parodia que en el de sátira. En Parks and Recreation todos los personajes están exagerados, pero podemos creérnoslos, son de carne y hueso. Andy tiene destellos de esto cuando se pone serio en sus aspiraciones vitales y en su modo de relacionarse con el resto. Pero lo rompe cuando se idiotiza, convirtiéndolo en una sombra del personaje que podría ser. Por ejemplo, Andy es un personaje que podría creerse perfectamente que los niños vienen de Paris y los traen unas cigüeñas, o que el ratoncito Pérez realmente existe.

Imagina que hubiese empezado este texto diciéndote “he creado un personaje que cree que Papá Noel vive en el polo Norte y que las hadas conceden deseos”. ¿Qué edad le echarías? Seguramente cinco años. Ahora piensa que estoy hablando de un personaje de unos treinta años que trabaja en la administración pública, paga alquiler y gestiona una vida adulta. Como verás algo chirría, y la única explicación que se me ocurre es que Andy en realidad tenía un tumor cerebral. Me vi la serie del tirón, y esperaba que en algún momento saliese este tema a la luz, que el personaje diese un giro, que le operasen y volviese siendo un adulto real. Me encantaría ver cómo de repente April, su esposa, descubre que en realidad se había enamorado de un tumor, de eso que le hacía ser un crío. ¿Cómo lo superaría?

Resultado de imagen de april parks gif

Andy no es el único ejemplo de personaje con tumor cerebral. La película “Dos tontos muy tontos” (Dumb and Dumber) basa su premisa precisamente en dos personajes de esta categoría. Todo lo que les sucede, todos los líos en los que se meten, incluso el objetivo de la película, están condicionados a que esos dos personajes sean taaaan estúpidos como para distorsionar su visión del mundo hasta volverlo irreal.

Resultado de imagen de dumb and dumber gif

Como vemos de nuevo, nos encontramos ante dos adultos que se comportan como niños de cinco años, y que ven el mundo de la misma manera. Para compensarlo, están rodeados de adultos que alucinan con su visión de la vida y sus acciones, hasta tal punto que los llaman idiotas. Tal vez ese sea el problema de Andy. Nadie a su alrededor interactúa con sus ramalazos de personaje con tumor cerebral. Todo se queda en una anécdota, en un chiste de línea. Sin embargo, en Dos tontos muy tontos sus acciones tienen graves consecuencias y complican la vida al resto. A través de este mecanismo aceptamos a esos dos personajes, incluso queremos que metan más y más la pata.

Pero todos estos personajes no son más que aficionados. Porque hay uno, el primero en su especie, el maestro de la estupidez, el referente de personaje con tumor cerebral: Homer Simpson.

Resultado de imagen de homer gif

Homer es rematadamente tonto, y su forma de ver el mundo e interactuar con él es lo que genera la mayoría de las tramas. Sin embargo, hay dos Homers: el de las primeras temporadas y el de las últimas. El primer Homer era un tipo limitado, algo cateto, y sus meteduras de pata por su ineptitud social le llevaban a generar grandes argumentos y capítulos memorables. Sin embargo, el Homer de las últimas temporadas es simplemente idiota, y su visión de la vida se reduce a la de un niño de cinco años.

Podríamos pensar que Homer es un personaje con tumor cerebral, pero en realidad los guionistas de la serie, conscientes de la idiotez del personaje, concibieron un capítulo brillante para explicar su comportamiento: Homer se había tragado de niño un lápiz por la nariz, quedando alojado en su cerebro.

Resultado de imagen de homer nose pencil

De repente, al ser extraído, Homer se convertía en un personaje inteligente, adulto. Sin embargo, dejaba de ser el personaje que todos querían y, en un acto de sacrificio que ya lo quisiera Brave Heart, se metía de nuevo el lápiz. No hay mayor prueba de madurez que sacrificar la propia personalidad de uno mismo por los demás. Aquel capítulo fue memorable, como muchos otros de esas primeras temporadas. Lo que me hace sospechar que los guionistas, en un acto de locura, se metieron un lápiz por la nariz.

Así que ya sabes, si alguna vez te encuentras con un personaje estúpido, es probable que se deba a un tumor cerebral.

O a un lápiz que se tragó de pequeño.

¿Y tú? ¿Conoces algún personaje con tumor cerebral? ¡Deja tu comentario!

1 comentario en “Personajes con tumores cerebrales

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: